24/6/13 Lina (1934) es vecina del barrio y la conocemos a través del centro de mayores Casa del Reloj, donde enseguida accedió a contarnos su experiencia.  Paseamos con ella durante mas de dos horas y nos cuenta un montón de detalles sobre la zona este de Legazpi, hasta llegar al Paseo Yeserías y «el campo del Atleti».  Con Lina, descubrimos cómo esa zona era practicamente terreno de campo y de huertas, donde muchas familias, como la suya, vivian de cultivar. En los sesenta, muchas de estas tierras fueron expropiadas, y se comenzó a contruir bloques de viviendas. Además, Lina vive en «las casas baratas» y al volver de nuestro paseo, nos enseña estas casas que datan de 1920.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

21/01/2013 Julio (1940) y Avelina (1934), dos de las personas más activas entre los mayores habituales de la Casa del Reloj. Ambos viven en el barrio desde su infancia lo que les convierte en excelentes conocedores de su transformación a través de varias décadas. En esta  entrevista se recogen algunos recuerdos de su niñez que revelan cómo afectaba la presencia del matadero municipal a la cotidianeidad del vecindario, incluyendo una sorprendente alusión a la apertura al público del recinto durante la semana santa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20/09/2013 En esta entrevista Antonio (1949) nos habla de los cambios urbanísticos y los ciclos industriales de Legazpi: desde la época de apogeo en los años 70 y 80, donde la industria era el motor económico de la zona, hasta su posterior decadencia. Una industria que tenia como ejes principales el Matadero Municipal, el Mercado de frutas y verduras, y las fábricas de diferentes tipologías: metalúrgicas, papel o de cerveza. El impacto que esta actividad económica generaba en el barrio era considerable, las agencias de transportes, las pensiones y los comercios son sólo algunos ejemplos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *