El casquero Juan (1937) nos habla de cómo los trabajadores afilaban las hojas de sus cuchillos en las paredes de la entrada de esta nave. El mondonguero Ramón (1938) también nos relata los más que curiosos remedios empleados para frenar hemorragias en caso de cortarse accidentalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

' : ''; ?>