En este punto de nuestro itinerario escuchamos las voces de Pedro (1950), Ramón (1938) y Juan (1937). Tres trabajadores que desempeñaban distintos oficios en el matadero, en el cual se nos cuenta lo jovencísimos, casi niños, que entraron a trabajar en él, en algunos casi siguiendo la tradición familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

' : ''; ?>