Los oficios realizados en el matadero no eran ni fáciles ni mucho menos agradables. El mondonguero Ramón (1938) y el casquero Juan (1939) rememoran las difíciles condiciones en las que trabajaban: a destajo, sin regulación alguna de su jornada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

' : ''; ?>