En este punto el casquero Juan (1937) nos desmiente la acusación de que los empleados robasen carne y de cómo la dureza del matadero hacía que la relación con los compañeros se tradujese en la creación de vínculos tan estrechos como el que se pueda tener con un familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

' : ''; ?>