Antonio (1949) fue propietario del bar La Alcubilla, cerrado a día de hoy, pero situado en la glorieta de Legazpi, justo en la esquina de la calle Manuel Aleixandre. El establecimiento fue abierto por su padre en 1934, y gracias a su privilegiada ubicación y a unos horarios de apertura de casi 24 horas, hicieron que Antonio se convirtiese en testigo de un sinfín de transformaciones experimentadas en el barrio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

' : ''; ?>