En esta ocasión escuchamos las voces de Natividad (1935) y de Carmen (1934), también residentes de toda la vida en el barrio. En sus testimonios recuerdan algunos momentos de su infancia en la década de los cuarenta, que ofrecen pistas sobre las curiosas relaciones entre la vecindad de Chopera y el matadero municipal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

' : ''; ?>