Una pequeña minoría parece no adaptarse a la llegada de nuevos vecinos, en especial aquellos más mayores que llevan toda su vida aquí. En esta ocasión, además de a Luis (1990)escuchamos también a otro vecino, José, nacido en los sesenta. Ambos llegan a conclusiones similares, aunque algunos se muestren reacios es inevitable, se trata de un proceso completamente lógico, máxime cuando Madrid es una ciudad en continúa transformación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

' : ''; ?>