En esta ocasión damos un salto en el tiempo para escuchar a Jesús (1931), que aunque no se crió en Chopera si era habitual de la zona, pues la que se convertiría en su esposa, Luisa (1935), vino a vivir a la calle Enrique Trompeta con su familia tras perder su casa durante la Guerra Civil. Su relato nos describe cómo era parte del ocio entre los jóvenes de la zona en los años cincuenta, centrándose en la celebración de bailes o, como ellos decían, «reuniones».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

' : ''; ?>